15 jun. 2011

Plenilunio

Cada plenilunio se transformaba. Entonces había que esconderse pues de forma incontrolable buscaba la muerte y la sangre de sus víctimas.
En la última luna llena no le dio tiempo e escabullirse y cayó, como otros tantos, presa de un instinto fuera de lo natural. El hombre es el único animal capaz de destruir su entorno y lo que en el habita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario