11 nov. 2011

Desobediencia D


Decapitados, degollados, defenestrados. Demostraciones divinas dadas durante décadas.
Dioses desvanecidos durante diluvios dinerarios.
Detengamos definitivamente demostraciones dolorosas del dominio de Don Dinero. Dejemos de decirnos deidades, dejemos de degenerarnos. Digamos definitivamente, después de doblar dudas, “desobediencia, desorden, demolición”.
Desfilaremos deformando delgadas dunas donde deberían descansar dioses.
Desterrados del desierto diremos dónde debería decaer dios.
Dejados, desmoronados, deprimidos, decepcionados.
Dios dudaría de dichos despojos.
Difuntos dilemas diluidos dulcemente, derivando, depurando, depravando.
Definitivamente dejados de dios, devastaron dominios dejando detrás daños, dolor y dudas de dogmas decrépitos, desgastados.
Donde dominaba dios, dominaban dudas derivadas del desden del desconocido devenir de dichas deidades.
Desgastados derechos desaparecían delante de duchos decretos de desorden.

8 comentarios:

  1. Donde dulce descanso duerme desatendiendo desastres. Disolviendo dudas. Deambulando distante...

    ResponderEliminar
  2. De los dos desbaratados dibujos se decía que debieron deberse a un delirio. Durante la danza de disfraces disfrutaron de los desvaríos de los duendes de su desnudez.

    Un saludo.
    Disfruté.

    ResponderEliminar
  3. La ansiedad que nos deja el caos, esta sensación de impotencia y desamparo, conduce a la rebelión. Digo "desamparo", no porque no seamos adultos maduros, sino porque, precisamente por esto... ¿para qué se suponía que debíamos tener gobiernos de naciones, gobiernos de empresas, gobiernos de religiones?. Todo ha quedado más débil que el adobe -cuyo material sabemos que es barro y paja, pero no sólo paja, sino construcción ordenada, trabajo con un objetivo y un sentido, esperanza de quedar protegido en el camino hacia el futuro.
    Un abrazote, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante texto Cormorán. Que te zahiere y te golpea desde la primera a la última línea. Como esos boxeadores que arrinconaban a su oponente en la esquina y le molían a palos. Así me has dejado, amigo, lleno de hematomas, pero un poco más lúcido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta esta dictadura de la "D", como una casual muestra de poder de la letra que encabeza mi nombre. La difusión, el desorden, la diplomacia, los dioses y otras tantas cosas comienzan por esa letra que como cualquier otra, encierra mundos por descubrir, que tu texto ha desentrañado de una forma muy trabajada.

    Un saludo de corazón.

    ResponderEliminar
  6. Una buena foto (me suena muy similar a otra anterior) y un buen ejercicio de "gritando con la D" por este mundo DEcrépito.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Qué grande eres amigo!! ...me encanta el texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que lo lees con buenos ojos y la amistad te pierde :) Muchas gracias amigo.

      Eliminar