10 nov. 2011

Maldito amor


Maldito amor que después de degustarlo me produce un ardor que me postra en la cama donde aun encuentro tus recuerdos y tus olores.
Donde aun es hoy oigo el eco de tu voz y me sangran los oídos.

   Maldito amor este que ha dejado en el camino, esparcidos por el suelo y desangrándose, los trozos de una amistad que creíamos sincera.

   Maldito amor este que nos engaña prometiendo la eternidad.
Prometiendo la entrega.
Prometiendo todo aquello que deseas.

   Maldito amor este que me quita la vida y la ilusión.
Que me vuelve  abrir  los ojos ante la realidad de la existencia.

   Maldito amor este que tanto quiero, que tanto busco cuando no lo tengo.
Que tanto anhelo al estar solo.

Maldito amor, maldito seas.
Maldito amor, que grande eres.

7 comentarios:

  1. Me ha erizado la piel este poema tan intenso, y la foto!! Qué grande eres!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Grande es el amor Sara, con sus luces y sus sombras. Como todo en esta vida.
    Muchas gracias, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Grande , grande este poema, Luis Cormorán, que te llega al alma y se queda allí, destrozándolo todo, hasta que te quedas en cueros maldiciendo, quiero decir bendiciento todo lo que te está pasando. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, sí... Maldito!!

    ...y siempre acaba volviendo... el muy maldito!!!

    ResponderEliminar
  5. Discurría la lectura por caminos tenebrosos del desengaño, pero, de repente, en el final, se abre la ventana a la esperanza, a la creencia en el amor. Bueno, pues yo le diría al sujeto reflexivo del texto que... busque otro amor... y ya se irá olvidando (al menos en la medida necesaria) del que le ha dejado la cama tan fría.
    Abrazote para mi amigo :-)

    ResponderEliminar
  6. Cuanto tiempo sin leerte... tengo que reorganizarme mejor el tiempo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Cormorán, yo juraría que, la última vez que te visité, te había dejado comentarios en este post, y también en el de 'La flor reina' y en 'Unidos por un obeto'. Al menos en ésos, tengo cierta seguridad. No sé qué ha ocurrido; aunque ya había oído sobre "desapariciones" de comentarios (al coincidir con cambios de Blogger), creí que eso era agua pasada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar