5 ago. 2011

Fernando Cabrera de Aizpuru

Visto así podría tener problemas en la aduana de los países llamados civilizados. Si le quitamos el pañuelo que lleva en su cabeza, el problema desaparece casi por completo. Algo realmente inexplicable pero no menos cierto. Sin el, el pañuelo, le podrían pedir la documentación en esta España nuestra aun herida, y una vez comprobado su segundo apellido... en fin, que todo son problemas, de imagen, eso si.
Mañana 6 de agosto cumplirá años y como no llegaré a felicitarle lo hago hoy desde aquí. A el y a uno de mis sobrinos, cuya hora de nacimiento es dudosa y que solo mi amado padre parecía saber con certeza.
Felicidades hermano y sobrino, y que las apariencias no nos lleven a engaño. Seamos capaces de ver más allá de vestimentas, aspectos, títulos, nombres y cualquier otra etiqueta, que por más que quieran, nunca llagarán a clasificarnos, pues únicos e irrepetibles somos cada uno de nosotros.

7 comentarios:

  1. Aunque es privado entre tú y tus seres queridos reflexionas sobre lo que siempre he considerado: que las apariencias nada dicen.
    Cuando hablas de una persona, su embalaje puede ser femenino o masculina, de una étnia u otra, con un físico u otro.Cuenta el contendido.
    Pena que demasiados intereses no lo entiendan así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Albada. Nada de lo que aquí muestro es "privado" sino no lo haría. Este es un espacio libre y abierto para todo el que guste. Y si que es así, para ello, el refranero nos muestra que "las apariencias engañan" Deberíamos ser ciegos y sordos ante los demás, para tratar de ser honestos, justos, sinceros.

    ResponderEliminar
  3. Demasiada importancia a las apariencias,sí, tanta que ya el cuento parece cambiar y no me fío de la camisita, el pantalón de pinzas y la corbata ( por mucho que estas últimas me puedan!). Prefiero el pañuelo al maletín!!. ¿Sufriré de prejuicios a la inversa?. (Quizás no debí leer Momo hace ya tantos años)

    ResponderEliminar
  4. Vivimos en un mundo de apariencias. Nadas a contracorriente y, en lugar de reconocerte el esfuerzo y la aportación para que avance la humanidad, te joden vivo aunque no le faltes el respeto a nadie. Pues mira, que según ese estupendo retrato, tu hermano no sólo tendría problemas en "occidente" sino también en "oriente" (ya sabes que esas florecillas del pañuelo... le podrían llevar a unos cuantos latigazos por aparentar lo que a algún clérigo se le antoje...).
    Un abrazote. Luis.

    ResponderEliminar
  5. Gabriel Palafox/Fco. Rodríguez Tejedor17/8/11 18:15

    Vivimos en el mundo de la imagen. Lo que hay detrás de la imagen apenas importa a nadie. Yo creo que todos somos ya pura y sola imagen y la vida, un juego de espejismos. A veces es bueno romper el espejo y mirar nuestro rostro en el agua del río que corre hacia su destino y que nos recuerda también el nuestro. Como este fototexto tuyo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Y yo aplaudo tus líneas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué ocurre, amigo?. ¿Ya no piensas publicar más de tus estupendas fotos e igualmente estupendos textos?
    ¡Ánimo! Dime algo por el correo, por favor, amigo. Dime qué te pasa y en qué puedo ayudarte.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar