14 abr. 2011

Cuando cuatro son multitud

(El que hace la foto viendo el cuadro del fondo)Me quedé mirándola. Me cautivó. De rasgos limpios, serena y ausente pude contemplarla. Si supiese que me miraba tendría que quitar la vista. Prefería vivir de ilusión antes que sentir el rechazo.
(El señor de gafas)Qué mirará con tanta devoción que me siento transparente. Que será lo que llama su atención que le tiene ensimismado. Y yo aquí, sentado sin poder dejarle de mirar. Esperando encontrar sus ojos para tratar de hacerle mio.
(El de pelo canoso y camiseta de rayas) Se vé que me hago viejo. Hasta este me parece atractivo. Y no tiene nada. Pero me siento tan solo desde que me dejó... Se ve que esta buscando con quien pasar la noche, pero ese no seré yo. Me siento tan cansado, tan derrotado.

4 comentarios:

  1. Te sorprende el motivo de la detención. Tú creías que era otro, tenías tu propia interpretación del marcaje de que eras objeto. Te detienen por una fotografía, la que hiciste en el Museo aquel día. Tu imagen quedó registrada y parece que mantuviste una conversación de unos segundos con el ladrón del cuadro. De qué conoces tú a ese hombre, qué tienes que ver con él, tendrás que responder a eso...

    Buenos trabajos, C.

    ResponderEliminar
  2. Te puedes creer que no lo había leído, ...leído bien quiero decir. Me gusta sobre manera el tuyo . Sí, quizá porque me haya sentido identificado, cosa que en los otros pues, txé... como que no tanto, no sé :-)
    Gran texto Luis...

    ResponderEliminar
  3. Amigo mortal.Algo tan natural como hacer una foto puede, sin ni siquiera imaginarlo, meternos en el lío de nuestra vida. Pero si estás interesado podemos hablar de un precio ;)
    Inopio. Me parece que coincidimos en la identificación, aunque nunca se puede decir "de este agua no beberé" :D

    ResponderEliminar
  4. ...ni este cura no es mi padre. ;-)

    ResponderEliminar