15 abr. 2011

Mónica

Mónica fue una buena estudiante, quizás por encima de la media. Cursó empresariales y realizó las prácticas en una empresa puntera. Allí conoció a su marido, gerente de la misma, y por el que dejó de trabajar dedicándose a criar a sus 3 hijos. Hace seis años fue detenido por malversación de fondos y evasión de impuestos. Con el primer permiso penitenciario huyó sin dejar rastro alguno. Ahora es comercial comisionista de una empresa de cursos de formación. Cansada por sobrevivir en un apartamento, maldice el día en que renunció a su vida con aquel "si quiero".

2 comentarios:

  1. Te vas superando con cada mini relato...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. :D gracias David, por tus elogios y, sobre todo, por tu visita.
    Un saludo

    ResponderEliminar