5 abr. 2011

Sola entre la muchedumbre

Aquel bolso de aroma familiar era su único refugio entre una muchedumbre que le rodeába, y a pesar de aquel bullicio y aquel ir y venir, se sentía sola, sumamente sola. Apegada al recuerdo de la intimidad de su casa, a aquel aroma, a Mamá, estaba a salvo, tranquila.

7 comentarios:

  1. Apegada al bolso de mamá para no sentirse sola entre la muchedumbre. Muy bello, Cormorán.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado frita con esta foto!!!

    Desde ayer llevo acordándome de ella....y es que hay miles de momentos, como comenté en la foto, en que una se siente así...apegada al recuerdo, muy recuerdo, pero el bolso de mamá ya no huele igual.
    Ahora soy yo el canguro. Quien lleva la bolsa del aroma a "no pasa nada". Qué difícil que mis hormonas huelan a cobijo mientras mi alma está a la intemperie!!. Trucos de madre, en tu caso de padre, que hay que sacarse de la manga!!

    Enhorabuena por esa preciosidad de hija, enhorabuena a ella por un padre con una visión tan peculiar de las cosas.

    Un saludo bloguero!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Sara por la visita y el comentario. Creo que todos pasamos por momentos como ese. Momentos en los que necesitamos encontrar un apoyo aunque este sea un bolso.

    ¡¡¡¡Que sorpresa Greta, y que alegría!!!!
    Has descubierto mi pequeño rincón en el que trato de mezclar las fotos con mi sentir, recuerdos y deséos. Me véo reflejado en numerosas ocasiones en mi hija, y lo que escribo que siente ella, es algo que he sentido y que siento yo, y supongo que la mayoría de las personas. Nuestros hijos siempre nos pareceran indefensos y necesitados de nuestro apoyo, aunque realmente no lo necesiten. Llegará ese momento en que seamos nosotros los indefensos y los que necesitemos del apoyo de nuestros hijos. Pánico tengo a ese día que ya intuyo. Solo espero ser fuerte y saber aliarme con mi soledad. Un abrazo sentido y bienvenida a esta tu casa.

    ResponderEliminar
  4. Un poco de calor basta para que un niño esté a gusto.
    Un abrazo, Cormorán

    ResponderEliminar
  5. Casi me atrevería a decir que con solo la intuición de la presencia del progenitor, son capaces del sosiego. Gracias por la visita y comentar, Torcuato.

    ResponderEliminar
  6. Se ha dicho ya mucho de esta foto, solo puedo felicitarte una vez mas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. David. Y yo agradecértelo.

    ResponderEliminar