20 may. 2011

¡Esperanza, presidenta!

Cuando Esperanza tenía 7 años, jamás hubiese imaginado que llegaría a ser presidenta. Y no de su clase en el colegio, ni del equipo al que pertenecía y en el que destacaba. El futuro le depararía ser presidenta de la comunidad autónoma de la capital de su país.
Ella no se podía imaginar que con aquel gesto involuntario estaba marcando su destino. Aquel grillo de nombre "Pepito" que subía por su cuello, murió de un manotazo. Desde entonces quedó sin conciencia, primer requisito a la hora de gobernar.

3 comentarios:

  1. Los 'pepitos' que ella tiene son para espiar a sus otros grillos. Bueno, ahora jornada de "reflexión" (claro: para quien aún no lo tenga claro)

    ResponderEliminar
  2. ¿Tú sabes dónde está el cementerio de los grillos?. Creo que están a punto extinguirse en el ámbito del PODER. No digo que no resista alguno ¿eh?, alguno aguanta todo el pesticida, con cabezas y conciencias bien amuebladas...

    ResponderEliminar
  3. Amigo Luis, esperemos que el 15-M sea una buena grillera de la que nazcan nuevos y ruidosos grillos que se extiendan por toda la geografía de este mundo, como tu bien dices, lleno de pesticida.
    Un saludo

    ResponderEliminar