27 mar. 2011

Puñalada

No recuerda cómo llegó ni tan siquiera conoce su identidad. Empuja su casa  llenándola de lo que encuentra por el camino guiado por el instinto de algun tiempo pasado en el que algo tenía. La gente le mira mal, y molesto y aturdido por su otra sangre de garrafa, les increpa con ruidos que en su tiempo debieron ser palabras. Es lo que pasa cuando la vida, más que darte la espalda, te apuñala.

7 comentarios:

  1. Ante alguien así, siempre me pregunto por todo lo que habrá pasado, cómo le habrá afectado, o qué momentos fueron los decisivos para su ruina, o quién le debía dar ánimos o ayuda en el momento adecuado y no lo hizo, o cómo fue despojado golpe a golpe de bienes, afecto, dignidad.

    ResponderEliminar
  2. La foto es genial, como lo es también el texto que la acompaña. Es como si fotografiases el interior de las cosas y con las palabras ahondases aún más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El deterioro humano es manifiesto en las fotos y en el texto. Creo que llevas razón, el indigente, entra en una espiral de tal magnitud, que posiblemente ya no recuerde quién es, que fue de su vida anterior y que decisiones propias o ajenas le han llevado a ese estado con fecha de caducidad muy próxima. Un saludo, Luis.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Cormorán... ya sabes que me molan, aunque lo que más me atrae del tema es que te has metido con otros retos... o temáticas, algo más conprometidas. Y qué decir el texto, sobrecogedor y seguramente real.
    Salú amigo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestro paso y comentarios. Cada vez nos insensibilizamos más y fotos y textos recordatorios, creo, nos harán, aunque sea por un momento, recapacitar sobre lo que tenemos. Y si, siempre se puede hacer más, lo sé.

    ResponderEliminar
  6. ...¿y tú me dices a mí que yo tengo un gran corazón? ...¡Venga ya, Cormorán!

    Hola Nines, yo no te conozco de nada, pero me vas a permitir que te diga una cosa que quizá te parezca una simpleza. Me alegra sobremanera que conserves en un cajón textos escritos hace años por Luis, aunque la verdad, lo que más me alegra es que ahora también los tengas metidos en la cabeza, que es donde deben estar...

    Y disculpa por meterme donde nadie me han llamado... :-)

    ResponderEliminar
  7. creo que me confundí de post, cormoran... El comentario era para el post siguiente, sorry :-)

    ResponderEliminar