14 feb. 2011

Despedida


Tenía 4 años cuando ví a mi padre por última vez. Dimos un paséo y nos sentamos en unas rocas contemplando el mar. Apenas me habló pero no hacía falta. Noté que era una despedida y solo quise sentir, para ahora, poder recordar.

2 comentarios:

  1. La visión del mar está siempre cargada de nostalgias. El relato es muy triste, aunque intenso como esa visión del mar.

    ResponderEliminar
  2. Si, aunque parece un drama que le pase a un niño, lo sentí en base a padre e hijo independientemente de la edad. Un padre y su hijo siempre serán eso, y cuando uno se vá, quedan solo los recuerdos y la soledad.

    ResponderEliminar