21 feb. 2011

La pompa

Después de tanto tiempo llegó el momento deseado. Salí a través de aquel aro ceñido y empecé a crecer, y sin quererlo me eleve de forma vertiginosa. Todo era maravilloso, nuevo y trepidante. De pronto me desintegré y me desvanecí.

3 comentarios:

  1. Bellísimas (¡tu niña, la pompa y la foto!).

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué foto tan fantástica!. Como fantástico y de ensoñación es el relato.

    ResponderEliminar
  3. Gracias chic@s. Los relatos son antiguos que voy rescatando de la época de Eskup y Relatarium. Tengo bastante material que poner al día.... aunque me planteo un pasar página y empezar de nuevo. Supongo que iré compaginando.
    Un saludo

    ResponderEliminar