8 feb. 2011

Un giro en la vida


Cada día el mismo recorrido rectilíneo. Cada día, al llegar a ese punto, miraba aquella vía con curvas sinuosas, emocionantes. Cansado de la línea recta por la que le llevaba la vida, aquel día decidió subirse a aquella vía, a aquella nueva vida.

3 comentarios:

  1. Me gusta tu blog, Cormo, me gustan tus fotos y me gusta cómo las vistes con palabras. Sigue así, no pares. ¡Ah! Y mis felicitaciones a PapelyLápiz porque te montado una casa muy linda, ;)

    ResponderEliminar
  2. He vuelto a entrar para ver esta foto, acompañada con un texto tan sugerente cuyo contenido -abandonar la "línea recta"- comparto plenamente. Aunque hay personas que necesitan de cierta "monotonía" para sentirse en equilibrio en su vida, hay otras cuyas inquietudes se sentirían de ese modo literalmente enjauladas y serían personas poco felices. Bueno, cierro el pico, jajaja. Un abrazo, Cormorán

    ResponderEliminar
  3. Ayer me dijeron que cuando se retrata el mar, salvo que se haga con esa intención, la línea del horizonte debe ser siempre horizontal, porque sino el mar se vacía. Y razón no le falta :D

    ResponderEliminar